Las voces que niegan guardar silencio

Causando gran polémica en las formas con las que mujeres se manifestaron exigiendo respeto y justicia por todas las desaparecidas, asesinadas y violadas, el pasado Viernes 16 de Agosto se llevaron a cabo marchas feministas en el país portando el lema «#NoMeCuidanMeViolan», cuando una menor de edad denunció públicamente a 4 policías por una violación.

El feminismo es un movimiento creado con el fin de exigir las mismas oportunidades, derechos y respeto que gozan los hombres para las mujeres. Uno de los grandes logros del movimiento fue en el año de 1953, cuando las mujeres lograron votar por primera vez marcando la historia de México, sin embargo hoy en día seguimos luchando por un país libre de machismo.

Hechos lamentables…

Cuando una mujer es asesinada en México cada dos horas y media por cuestiones de género, empiezan a surgir miedos y frustraciones innecesarias. Cuando vives sabiendo que el índice de feminicidios al día es de aproximadamente 9 mujeres al día, piensas dos veces con que ropa salir a la calle, si tomarás el transporte público, si caminarás hacia algún destino o si sales de noche. Nadie merece vivir con miedo, mucho menos por el simple hecho de ser mujer.

Toda esta mezcla de sentimientos encaminaron a un hartazgo, repercutiendo en que mujeres se levantaran en armas para exigir el respeto que cada una de nosotras merece, siendo tal la desigualdad a la que nos hemos sometido y nos seguimos sometiendo.

Crítica del manifiesto

Estaciones de metrobuses, paredes y el Ángel de Independencia, fueron algunos de los inmuebles dañados el pasado Viernes, provocando una desviación de atención del verdadero problema.

No considero que sea la mejor forma de manifestarse, sin embargo sé que era la única manera en que la gente volteara y tratara de empatizar a lo que las mujeres estamos expuestas día con día.

¿Por qué las mujeres tenemos que ser violentas para ser respetadas? ¿Por qué tenemos que exigir que no nos toquen sin permiso, que no nos violen y que no nos maten, cuando ni siquiera deberíamos de pedirlo?

Comparación de dignidad

Es muy impactante el ver cómo personas pueden igualar a mujeres con objetos. ¿Cómo un monumento, una cosa, una forma que no tiene vida, se torna más importante que el valor de una persona?

Considero que una vez más en la historia del país, la atención que se le debería de poner a este problema ha sido canalizada a un hecho de mucho menor importancia. Se habla más de las paredes grafiteadas, vidrios rotos y el Ángel de la Independencia que del problema mismo. Se habla menos del «por qué» del manifiesto, del enojo e impotencia, se pone en duda la dignidad de una menor de edad cuando el índice de denuncias por abuso es el mínimo y todo este odio y repudio para comparar el movimiento feminista que lucha día con día alentando a mujeres para que no se queden calladas ni que sean sumisas, con los causantes del holocausto. Hemos sido comparadas con cosas que pueden restaurarse en cuestión de semanas cuando mucho.

Entonces reitero, ¿cuál sería una manera «correcta» de manifestarse si ni con algo tan impactante nos aseguramos de que el machismo desaparezca?

Me gustaría que te cuestionaras y te pusieras en una posición neutra, intentando entender lo que una mujer tiene que soportar en su día. No se trata de nos volvamos unas víctimas, se trata de que seamos escuchadas y libres de hacer lo que queramos sin ser altamente criticadas para que juntos podamos erradicar el machismo en México y en el Mundo.

 

Deja un comentario

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close